El siguiente artículo incluye menciones al uso de drogas y alcohol.

Casi todo el mundo puede estar de acuerdo con Danny DeVito. Hay algo en el actor altamente reconocible que lo hace extremadamente agradable, incluso si interpreta a un individuo menos que sabroso en la pantalla. Y eso es lo que suele interpretar DeVito, como El pingüino en «Batman Returns», o un posible asesino en «Lanza a mamá desde el tren». Particularmente ha causado una impresión en televisión, interpretando al despachador completamente desagradable pero secretamente vulnerable Louis DePalma en «Taxi», o Frank Reynolds, probablemente el personaje más egoísta y detestable en la historia de la televisión, en «Siempre hay sol en Filadelfia». Por otra parte, DeVito también es una presencia lo suficientemente familiar y reconfortante que ha sido una figura común en las películas para niños, incluidas «Matilda», «The Lorax» y la serie «Jumanji».

A pesar de toda la alegría que emana y aporta a la televisión y al cine, DeVito ha vivido una vida que ha sido tocada por la tragedia, el dolor y la angustia. Aquí están todos los momentos en que las cosas no fueron tan divertidas para el torbellino cómico que es Danny DeVito.

Danny DeVito nació con una enfermedad crónica.

Ciertamente, el atributo físico más comentado de Danny DeVito es su estatura: es uno de los actores más notablemente delgados de Hollywood, con una altura de alrededor de 60 pulgadas. «En un día realmente bueno, me corto un metro y medio», dijo una vez (a través de CelebHeights). «Es bastante difícil para mí interpretar cualquier cosa que no sea el pequeño».

Pero la razón detrás de la altura de DeVito es médica. Según Yahoo! Noticia, el querido actor nació con la enfermedad de Fairbank, también conocida como displasia epifisaria múltiple o MED. Los Institutos Nacionales de Salud caracterizan la afección como una enfermedad musculoesquelética, que afecta e inhibe el desarrollo del crecimiento de huesos y cartílagos. Además de la estatura adulta por debajo del promedio, las personas con DEM también tienen más probabilidades de sufrir artritis de inicio temprano, dolor en las articulaciones (particularmente en las rodillas y caderas), curvatura de la columna vertebral y dificultad para caminar.

Según un perfil de Rolling Stone, DeVito nunca fue objeto de burlas o acoso por su altura mientras crecía, y aunque ha limitado la variedad de roles disponibles para él, cree que fue más una ayuda que un obstáculo cuando hizo la primera audición. «Porque yo no era tan normal. Al principio, cuando entraba en un papel, la gente decía, ‘Oh'», le dijo a The Guardian en 2012. «Tengo dos papeles de Shakespeare así».

Fue criado por un padre alcohólico en una ciudad difícil.

Cuando Danny DeVito nació en 1944, pertenecía a una familia ya considerable de Asbury Park, Nueva Jersey, que se enfrentaba a desafíos tanto comunes como únicos, según Biografía. Madre de DeVito: Julia DeVito, de 40 años al momento de su nacimiento, y madre de dos hijas adolescentes. En otras palabras, la llegada de Danny fue algo sorprendente. «No lo quería, pero estoy muy orgullosa de él», le dijo sin rodeos pero honestamente a Rolling Stone en 2015.

Mientras tanto, el padre de Danny DeVito, Daniel DeVito, Sr., trabajaba en diferentes trabajos con salarios bajos a moderados para mantener a la familia, incluido el funcionamiento de una tienda de dulces, una tintorería y un salón de billar. El anciano DeVito también lidió con el alcoholismo, lo que generó una dinámica familiar tensa. «Mi padre tenía un problema con la bebida y estaba enfermo de esa manera», dijo el actor. «Y mi padre era un hombre dulce durante el día. Pero tan pronto como tomó una copa, se fue al fondo. Me sentí vulnerable».

La adicción al alcohol de su padre fue solo parcialmente lo que llevó a Danny DeVito a irse de casa a los 14 años, cuando convenció a sus padres de que lo enviaran a un internado. De esa manera, podría escapar de la heroína, que había estado invadiendo Asbury Park a fines de la década de 1950 y atrapando a algunos de los amigos de DeVito. También hubo otras tentaciones. «Lo que estábamos haciendo en esos días eran productos farmacéuticos robados», explicó a The Guardian. «Uno de mis buenos amigos terminó muriendo en prisión. No fue algo raro».

Si usted o alguien que conoce está luchando con problemas de adicción, hay ayuda disponible. Visita el Sitio web de la Administración de Servicios de Salud Mental y Abuso de Sustancias o comuníquese con la Línea de ayuda nacional de SAMHSA al 1-800-662-HELP (4357).

Problemas de salud mental rodearon la realización de ‘Alguien voló sobre el nido del cuco’

Danny DeVito consiguió su primer papel importante en una película en 1975, protagonizada por Jack Nicholson, la adaptación de la novela ambientada en el hospital psiquiátrico de Ken Kesey, «Alguien voló sobre el nido del cuco». DeVito en realidad repitió el papel de Anthony Martini, que se originó en la producción fuera de Broadway de la historia, por lo que era una parte que tenía cerca de su corazón y una por la que estaba dispuesto a someterse a una serie de desafíos agotadores y dolorosos. .

Para prepararse (y respetar) el papel de un enfermo mental que sufre alucinaciones aterradoras, DeVito pasó un tiempo observando a los residentes de una instalación en Wards Island de Nueva York. «Estaba sacando trozos de ellos, cosas que no estaban en el libro», le dijo al New York Post en 2017. «Y Martini fue derribado al mar durante la Segunda Guerra Mundial, así que siempre imaginé el agua subiendo en el habitación. Por eso siempre me sentaba sobre mis piernas en la silla, porque en su mente, el agua está subiendo «.

«Alguien voló sobre el nido del cuco» se rodó en el Hospital Estatal de Oregón, con el director de la institución, el Dr. Dean R. Brooks, interpretando al administrador ficticio, el Dr. Spivey. Durante la producción, DeVito sufrió un episodio de salud mental, desarrollando una ansiedad de separación tan severa de su entonces novia, Rhea Perlman, que se le ocurrió un amigo imaginario para hacerse compañía. Según The Independent, DeVito buscó y recibió tratamiento del Dr. Brooks.

Si usted o alguien que conoce tiene problemas de salud mental, comuníquese con el Línea de texto de crisis enviando un mensaje de texto HOME al 741741, llame al Alianza Nacional de Enfermedades Mentales línea de ayuda al 1-800-950-NAMI (6264), o visite el Sitio web del Instituto Nacional de Salud Mental.

Danny DeVito ha tenido algunas experiencias aterradoras en el set

Danny DeVito solo quiere actuar, y hacerlo en paz y sin amenazar la vida o las extremidades. Pero aparentemente esa es una solicitud demasiado grande para que el universo la conceda, porque ha sido herido o se ha enfrentado cara a cara con la muerte durante la producción más de una vez.

Cuando DeVito interpretó al pingüino en «Batman Returns» de 1992, una escena requería que un mono le entregara una nota de Batman. El actor, con su traje completo de pingüino, molestó al mono. «Me echa un vistazo y salta sobre mis pelotas», recordó DeVito sobre la «experiencia horrible» en «The Graham Norton Show». Recuerda que el mono se agarró a su pierna con los dientes y que hizo falta un adiestrador de animales para quitárselo. Afortunadamente para DeVito, su disfraz estaba bien acolchado y él «no sintió nada» además del pánico.

Décadas más tarde, un episodio de 2016 de «It’s Always Sunny in Philadelphia» incluyó una secuencia bajo el agua, donde los personajes principales del programa están a punto de morir ahogados. «Danny es increíblemente optimista», reveló su coprotagonista Charlie Day en «Conan». «… Realmente tuvimos que pesarlo para recibir la vacuna». Después de que el director gritó «corte», cuatro de los actores volvieron a levantarse fácilmente para tomar aire, pero no DeVito. «Debido a que lo pesamos, se quedó a mitad de camino y no iba a ninguna parte», continuó Day. «Y [he had] esa mirada de pánico en sus ojos como, ‘Este es el final, estos tipos me mataron’ «. Afortunadamente, un buzo de seguridad se puso en acción y sacó a DeVito del agua.

El negocio de los restaurantes se comió a Danny DeVito

En 2006, Danny DeVito apareció en «The View» para promocionar «Deck the Halls», pero la conclusión más memorable de la entrevista fue que DeVito estaba borracho; sin duda había salido con su amigo George Clooney bebiendo limoncello la noche anterior y no había Todavía no está sobrio. Según el South Florida Sun-Sentinel, eso llevó a DeVito a lanzar su propia marca de limoncello, con la bebida que naturalmente llevó al actor al negocio de los restaurantes. Conoció al empresario de restaurantes de Florida, David Manero, y con un tercer socio, abrieron DeVito South Beach en Miami, después de gastar $ 7.5 millones para renovar un edificio y crear un menú costoso para generar un boleto promedio de $ 75 por persona.

A DeVito le gustaba aparecer en el restaurante y saludar a los clientes, pero en 2010, la empresa estaba en serios problemas. Cuando Manero no pudo pagar los cuantiosos préstamos incurridos en DeVito South Beach, descargó su propiedad sobre otros restaurantes en su cartera, según The Palm Beach Post. Ese mismo año, los empleados demandaron a la gerencia del restaurante, alegando que se estaban quedando rígidos en los cheques de pago y en las propinas. Según el Miami New Times, un servidor se coló en las computadoras del comedor y, según los informes, encontró pruebas del desaire.

DeVito y DeVito South Beach también enfrentaron violaciones al código de los inspectores de salud de Florida, según NBC Miami. El actor finalmente cortó sus pérdidas y salió bajo fianza, separándose de sus socios comerciales y dejando un restaurante que cerró definitivamente en 2011.

El matrimonio de Danny DeVito terminó después de 30 años

Con todos los demás dramas y dificultades que ha experimentado, parecía que Danny DeVito al menos tenía una relación sólida como una roca en la que podía contar como la base de su vida. Según HuffPost, DeVito comenzó una relación en 1970 con la también actriz Rhea Perlman (mejor conocida por su paso por el premio Emmy en «Cheers» y por coprotagonizar con DeVito en «Matilda»). 12 años después, la pareja se casó (a través de Radar) y finalmente tuvieron tres hijos juntos.

Como uno de los matrimonios duales de celebridades más duraderos en un Hollywood notoriamente escabroso, lamentablemente no duró para siempre: en 2012, después de más de 40 años juntos como pareja, DeVito y Perlman se separaron románticamente. Al año siguiente, la pareja volvió a estar juntos, pero el segundo acto no duró y se separaron una vez más en 2017, según The Blast.

A partir de 2019, DeVito y Perlman han permanecido oficialmente desapegados el uno del otro, pero sus vidas están tan entrelazadas que complican las cosas. En «Watch What Happens Live», Perlman dijo que ella y DeVito son más amigables ahora que en sus últimos años como pareja, y explicó: «Porque todas las cosas tensas se han ido». Añadió que se hablan a menudo y «realmente están de acuerdo en casi todo lo importante». DeVito estuvo de acuerdo, y previamente le dijo a People: «Somos amigos. Estamos felices. Todos están felices».

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here