Este contenido fue pagado por Netflix y creado por Nicki Swift.

Hay una razón por la que Britney Spears sigue siendo una de las artistas más queridas de todos los tiempos. Desde que era niña, Spears ha sido una fuerza eléctrica en el mundo del espectáculo y continúa reinando como la «Princesa del Pop» después de décadas de hacer música memorable. Spears también se ha vuelto legendaria en los últimos años por su fuerza personal y resistencia para superar una miríada de obstáculos muy publicitados, algunos de los cuales se detallan en el nuevo documental «Britney vs. Spears», y emerger de todo ello como la mejor animadora.

Su capacidad para permanecer en la cima de la lista A y evolucionar continuamente, sin dejar de ser fiel a su espíritu individual, hace de Spears uno de los talentos más impresionantes de la industria. Entonces, para celebrar la carrera de Spears, aquí hay un vistazo a algunos de sus momentos más icónicos.

Un verdadero talento

Spears siempre fue natural cuando se trataba de actuar para una multitud. Nacida en McComb, Mississippi, su poder de estrella innato se hizo cargo cuando abrazó tener una audiencia. Y, finalmente, su familia se mudó a Nueva York, donde se convirtió en suplente para el papel principal en un musical fuera de Broadway llamado «Ruthless!» También actuó de manera memorable en la exitosa serie de competencia de telerrealidad «Star Search» y protagonizó varios comerciales importantes a una edad muy temprana.

Las cosas realmente progresaron cuando se convirtió en uno de los mega talentos en ascenso que apareció en «The All-New Mickey Mouse Club» en 1993, actuando junto a un grupo de eventuales superestrellas como Justin Timberlake, Christina Aguilera, Keri Russell, JC Chasez y Ryan. Ansarino. Incluso entonces, cuando apenas tenía dos dígitos, estaba claro que su estrella estaba en aumento. De hecho, Spears consiguió su primer contrato discográfico a la edad de 15 años, y pronto, su nombre sería conocido en todo el mundo.

Un icono instantáneo

Pocos cantantes han tenido una ruptura tan grande como la que tuvo Spears cuando su primera canción salió al aire a fines de 1998. Su sencillo principal, «Hit Me Baby (One More Time)», fue un éxito masivo, y el video musical que lo acompañó fue aclamado. como el más icónico en «Total Request Live». No solo dominó las listas de éxitos con su inolvidable número, sino que también obtuvo sus dos primeras nominaciones al Grammy, Mejor Artista Nuevo y Mejor Interpretación Vocal Pop Femenina, e incluso estableció un récord mundial para el álbum más vendido en los Estados Unidos por un solista adolescente.

El crédito es para Spears por conceptualizar el video que continúa acumulando millones de visitas porque ella fue quien le sugirió al director Nigel Dick que hicieran un video con ella y otras bailarinas con ropa clásica de colegiala con un toque moderno. La canción instantáneamente consolidó su estatus como una sensación del pop, y sus sencillos posteriores del álbum «… Baby One More Time» – «Algunas veces» y «Born to Make you Happy» – mostraron su versatilidad vocal y dominio absoluto de la pantalla de video musical. El tercer sencillo del álbum, «(You Drive Me) Crazy», también fue la pista principal de una popular película de comedia romántica de 1999 «Drive Me Crazy».

En 2000, Spears lanzó su segundo álbum de estudio con otra sensación de dance-pop y un video enérgico en «¡Oops! … I Did Again», que la presentaba con un mono de cuero rojo indeleble y llamativo y mucho poder. Desde entonces, Spears ha seguido impresionando con su música pegadiza y sus interpretaciones de videos musicales inventivas y elegantes que se han convertido en un sello distintivo de su arte. La capacidad de Spears para sorprender y deleitar continuamente a los fanáticos con sus videos atrevidos, y a veces semi-biográficos, nunca ha flaqueado. Incluso ganó un Grammy por su inolvidable video de la canción de 2004 «Toxic», que la presentaba como asistente de vuelo con la cabeza en las nubes, y era legendaria desde el despegue.

En pocas palabras, Spears ha sido inteligente desde el principio al combinar sus emocionantes nuevos lanzamientos con algunas dinámicas visuales vanguardistas para garantizar que todos se den cuenta de su trabajo en las próximas décadas.

Una sensación escénica

No son solo sus canciones afiladas y sus videos creativos lo que convirtió a Spears en un gran titán de la industria musical desde el comienzo de su carrera. También ha llevado constantemente su juego A al escenario para convertirse en una de las artistas más memorables, incluso en noches llenas de otros actos.

Su impresionante serie de actuaciones en los MTV Video Music Awards, por ejemplo, todavía se encuentran entre las mejores que han sucedido en el programa. Su debut en los premios de 1999 fue una potencia, ya que interpretó su sencillo debut en una presentación coordinada con * NSYNC que se remonta a su video con el tema de la escuela secundaria. Al año siguiente, se quitó todos los calcetines con su interpretación dividida desenchufada de una versión de «Satisfaction» y su propio sencillo de éxito «Oops! … I Did it Again», durante el cual se quitó su elegante traje de negocios por el mono marrón. escuchado en todo el mundo. Su dominio en los VMA alcanzó una apoteosis absoluta en 2001, cuando subió al escenario para interpretar «I’m a Slave 4 U» con una pitón birmana albina alrededor de su cuello. Ya no había duda de que Spears era un destacado del programa antes, pero este fue un momento, y ella lo sabía mejor que nadie.

La suprema habilidad escénica de Spears no se limitó a los VMA, por supuesto. También sacudió la casa durante su actuación de medio tiempo en el Super Bowl de 2001 de «Walk This Way», compartiendo el escenario con otros miembros de la realeza del pop y el rock como Aerosmith, * NSYNC, Mary J. Blige y Nelly. Y, como para responder a cualquiera que dudara de su capacidad para dar las notas correctas, sorprendió al público con su interpretación auténtica y delicada de «No soy una niña, todavía no una mujer» en los American Music Awards de 2002. Pero cuando regresó al escenario de los VMA en 2003, unió fuerzas con algunas estrellas serias en Madonna, Christina Aguilera y Missy Elliott, e incluso compartió un beso inolvidable con Madge en el escenario.

Quizás su propiedad escénica más impresionante ocurrió en los Billboard Music Awards 2016, cuando Spears invitó al público a una mezcla completa de sus grandes éxitos, incluidos «Work B *** h», «Womanizer», «I Love Rock ‘N Roll». , «» Breathe On Me «,» I’m a Slave 4 U «,» Touch of My Hand «y» Toxic «. No solo trajo el calor con su característico conjunto atrevido y su enérgica rutina de baile, sino que también irradiaba confianza y el conocimiento de que es única en su clase. La presencia cinética de Spears en el escenario es la razón por la que se convirtió en un acto tan ardiente durante su residencia en Las Vegas.

Un frenesí de moda

Otro elemento esencial del dominio de la cultura pop de Spears ha sido su habilidad con el estilo. Desde el momento en que se catapultó a la lista A, Spears siempre se ha comprometido a mantener su propio sentido de la moda, desde sus característicos jeans de talle ultra bajo y sus atrevidos combos halter en los primeros días hasta sus sombreros que marcan tendencia y la reimaginación de la ropa deportiva y camisas de mensaje.

Spears nunca ha rehuido usar lo que funciona para ella, y también ha roto el molde de formas inolvidables con su excelencia en el vestuario. Considere cuán instantáneamente icónico fue su vestido completamente de mezclilla cuando apareció con Justin Timberlake con un esmoquin canadiense en los American Music Awards de 2001. No solo se las arregló para hacer que el vestido de mezclilla fuera de alta costura, combinado con algunos accesorios geniales, sino que marcó su lugar en la historia de la alfombra roja para siempre con la selección.

Spears también ha sabido exactamente cuándo hacer una declaración con su atuendo, incluso cuando posó con nada más que un collar y el cabello recién oscurecido para su icónica sesión de portada de Harper’s Bazaar durante su embarazo. Y su sólido sentido del estilo ha seguido impresionando en los últimos años, en particular con su minivestido plateado ultra favorecedor en los VMAs de 2008, donde lució sensacional cuando recogió un trío de nuevos trofeos de Moonmen. Luego, también está el asunto de su impresionante vestido dorado y su coleta de colores juguetones en los VMA de 2015, así como su elegante vestido negro recortado en el mismo evento del año siguiente. Su mejor accesorio en esos desfiles, por supuesto, fue su brillante sonrisa.

Una estrella de la pantalla

El dominio de la cultura pop de Britney Spears también le ha valido mucho tiempo frente a la pantalla en Hollywood. Además de ser una estrella comercial codiciada para marcas como Pepsi, Candie’s y Kenzo, también mostró sus habilidades de actuación en bastantes papeles memorables en la pantalla. En el clásico de culto de 2002 «Crossroads», que fue escrito por Shonda Rhimes, Spears fue una de las tres protagonistas de la película junto a Zoe Saldana y Taryn Manning, y se mantuvo firme en la tierna historia de aventuras de la mayoría de edad.

También disfrutó de algunos papeles de invitada inolvidables en la pantalla chica, incluido su papel de atención como Amber-Louise en «Will & Grace», su papel recurrente como Abby en «Cómo conocí a vuestra madre» y sus meta papeles como ella misma en series como «Glee» y «Jane the Virgin». Si eso no fuera suficiente, Spears finalmente regresó a sus raíces de competencia de telerrealidad como juez en la segunda temporada del programa de telerrealidad estadounidense «The X Factor».

Con todo, durante más de dos décadas, Spears ha seguido elevando el listón con su presencia magnética en la pantalla, el escenario y las alfombras rojas, y no se ralentizará en el corto plazo.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here