Ser miembro de la familia real viene con un largo conjunto de reglas y regulaciones, algo que Meghan Markle aprendió demasiado bien cuando se casó con el Príncipe Harry en mayo de 2018. Sin embargo, el duque y la duquesa de Sussex han tomado la decisión de renunciar. como miembros de alto rango de la familia real británica, para que pudieran vivir más en privado con su hijo, Archie, en América del Norte. Además de salir del centro de atención, las finanzas de Markle y el príncipe jengibre sufrirían algunos cambios importantes, habiendo anunciado su intención de «trabajar para ser financieramente independientes, mientras continúan apoyando completamente a Su Majestad la Reina».

Si bien aún no está totalmente claro cómo podría ser la independencia financiera para estos miembros de la realeza, los Sussex están lejos de ser los únicos miembros de la familia que forjan carreras en el mundo real. Los miembros de la realeza senior reciben un ingreso de la Sovereign Grant para llevar a cabo deberes oficiales en nombre de la reina, pero los que están más abajo en la cadena alimentaria a menudo son responsables de administrar sus finanzas. Teniendo en cuenta que Markle tuvo una exitosa carrera como actor antes de unirse a la familia real, es probable que continúe floreciendo en su nuevo papel en las afueras de la Casa de Windsor, pero no todos han sido tan inteligentes.

Únase a nosotros mientras echamos un vistazo a algunas de las formas en que los miembros de la realeza han hecho dinero, desde lo controvertido hasta lo más extraño.

Los trabajos posteriores a la realeza de Meghan Markle y el príncipe Harry

No se puede negar que el llamado Megxit envió ondas de choque en todo el mundo. Después de anunciar que planeaban «trabajar para ser financieramente independientes», según una publicación de Instagram de principios de enero de 2020, la transición real de Meghan Markle y el príncipe Harry comenzaría oficialmente el 31 de marzo. ¿Levantando algunas cejas? Según los informes, hicieron una aparición privada conjunta en la Cumbre de Inversión Alternativa de JP Morgan en Miami en febrero de ese año, que también atrajo a celebridades como Jennifer López y Alex Rodríguez, y se rumoreaba que habían asegurado un gran día de pago para el evento.

Por Los tiempos‘corresponsal real Roya Nikkhah, «Han dado sus primeros pasos en el lucrativo circuito de discursos corporativos, según los informes, ganando $ 1 millón para una aparición en Florida». De acuerdo a El guardián«Harry habló sobre el tema de la salud mental» e incluso mencionó la muerte de su madre, la princesa Diana … lo que podría haber molestado a algunos, ya que supuestamente le pagaron tanto dinero para hacerlo. Mientras tanto, es poco probable que ciertos miembros de la familia real estén contentos de que Markle y el príncipe Harry ya estén tomando dinero de un banco de inversión multinacional para sus servicios.

Por supuesto, una vez que el duque y la duquesa de Sussex dejaran de ser miembros de la realeza, los combates pagados se convertirían en su nueva norma. Sin sus responsabilidades reales de alto nivel y las reglas que deben seguir, Markle y el Príncipe Harry podrían disfrutar de una libertad que no habían tenido desde que se casaron, así como la oportunidad de ganar algo de dinero.

La batalla de la leche real de Peter Phillips y Lady Kitty Spencer

Una cosa que quizás no te des cuenta de la realeza es que aparentemente les encanta la leche. De hecho, el hijo de la princesa Anne, Peter Phillips, y la sobrina de la princesa Diana, Lady Kitty Spencer, son tan grandes fanáticos de la leche que ambos han aparecido en anuncios de leche en China.

En enero de 2020 El guardián informaron que Phillips y Spencer habían promovido «marcas de leche rivales», y la difunta sobrina de la Princesa del Pueblo le dijo a los periodistas: «El día de la familia real generalmente comienza con una taza de leche o una taza de té». Considerando el hecho de que Spencer no es técnicamente miembro de la familia real, ese fue un reclamo bastante grande. Mientras tanto, el anuncio de Phillips vio que el mayordomo le entregaba un vaso de leche al palacio en un palacio y decía: «Esto es lo que bebo». Definitivamente «tiene leche».

Si bien Spencer no está en línea con el trono y es libre de trabajar con anunciantes, la participación de Phillips supuestamente ha despertado algunas plumas. Por El guardián, como decimoquinto en la línea al trono, «El verdadero escándalo es que Phillips, a quien se anuncia en el anuncio como un ‘miembro de la familia real británica’, está intercambiando sus conexiones reales para ganar dinero». Al dar su respaldo a una marca de leche, Phillips, por asociación, también sugirió que todos los miembros de la realeza bebieran grandes cantidades de leche. Seamos realistas, los fanáticos reales probablemente deberían ser escépticos sobre si estos dos realmente beben la leche que están vendiendo.

Los muchos acuerdos de respaldo de Sarah Ferguson

Después de separarse en 1992, Sarah Ferguson y el Príncipe Andrew se divorciaron oficialmente cuatro años después. Discutiendo el asunto con el bazar de Harper en 2007, la duquesa de York dijo: «Quería trabajar; no es correcto que una princesa de la casa real sea comercial, por lo que Andrew y yo decidimos hacer oficial el divorcio para poder irme a buscar un trabajo». Por CNN BusinessFerguson se convirtió en portavoz de Weight Watchers en 1997, ocupó el cargo durante 11 años y, según los informes, se llevó a casa mucho dinero por el privilegio. De su primer gran respaldo, dijo el bazar de Harper«Me faltaba mucha confianza en mí mismo cuando encontré a los consejeros de Weight Watchers, que me salvaron la vida».

Ferguson rápidamente asumió más trabajo en los Estados Unidos, por El guardián, «Anuncios publicitarios para Weight Watchers, Wedgwood China o Charles Schwab, la firma de corretaje de valores con sede en California». También apareció regularmente en la televisión estadounidense y ganó un perfil bastante alto, incluso «de vez en cuando como presentadora invitada en CNN Larry King Live«Sin embargo, la publicación se apresuró a notar que todos sus muchos avales fueron» vistos con una fuerte respiración del Palacio de Buckingham, donde ella ha sido casi persona non grata desde su divorcio «. Para decirlo sin rodeos, la Reina Isabel probablemente no aprobó el anuncio de Weight Watchers de Ferguson, o el resto.

Esa vez, la duquesa de York supuestamente vendió el acceso al príncipe Andrew

Después de haberse forjado una carrera hábil para sí misma después de su divorcio del Príncipe Andrew, Sarah Ferguson parecía infamemente recibir un soborno de £ 500,000 a cambio del acceso a su ex marido, que seguía siendo un miembro de la familia real británica en medio de sus propios escándalos, y su perspicacia comercial en 2010. Según El guardián, la duquesa de York admitió haber hecho un «serio error de juicio» después de haber hecho el trato, que en ese momento equivalía a medio millón de dólares estadounidenses, con Noticias del mundoEl periodista Mazher Mahmood, que se había encubierto como un empresario internacional y «se especializa en exposiciones».

«Eso abre todo lo que siempre desearías», según los informes, se escuchó a Ferguson decir en una cinta. «Puedo abrir cualquier puerta que quieras, y lo haré por ti. Cuídame y él te cuidará … lo recuperarás diez veces». Después de ser presuntamente capturado en video, Fergie emitió una disculpa: «Puedo confirmar que el Duque de York no estaba al tanto o no participó en ninguna de las discusiones que ocurrieron. Siento sinceramente mis acciones».

Desafortunadamente, parece que la situación verdaderamente embarazosa fue la última de una larga lista de actividades supuestamente inapropiadas llevadas a cabo por el ex príncipe Andrew, lo que probablemente no le ganó ningún favor con la reina.

Las ofertas no tan reales de Zara Tindall, ofertas, ofertas

Cuando no eres un miembro importante de la familia real, puedes salirte con la tuya cuando se trata de hacer bancos. Zara Tindall, hija de la princesa Anne y nieta de la reina Isabel, no tiene un título real y no es miembro activo de la realeza británica. Como tal, se le permite organizar sus propios negocios y respaldar productos si lo desea, y parece que sí. De acuerdo a ¡Hola! revista, Tindall ha conseguido «acuerdos de embajador de la marca con Land Rover, Rolex, cochecitos iCandy y la marca de ropa Musto».

Como si esas ofertas no fueran lo suficientemente impresionantes, la jinete ganadora de medallas olímpicas también cuenta con su propia línea de joyas con la marca australiana de lujo, Calleija, inspirada en sus raíces equinas. Sin mencionar que en 2012 Tindall se convirtió en la primera embajadora de Magic Millions Racing Women, un papel que, según los informes, le valió alrededor de £ 125,000 ($ 157,000) al año, por Correo diario. La publicación incluso especuló que la hija de la princesa Anne podría estar recaudando hasta £ 1.1 millones ($ 1.39 millones) anualmente solo de sus acuerdos de patrocinio.

Si bien algunos podrían pensar que la gran cantidad de ofertas publicitarias de Tindall no tiene clase para un miembro de la familia real, técnicamente no está rompiendo ninguna regla.

El duque de Windsor hizo un banco real con sus memorias reveladoras

El rey Eduardo VIII abdicó infamemente el trono británico en diciembre de 1936, después de menos de un año en el cargo. Esto fue porque quería casarse con la divorciada estadounidense, Wallis Simpson, y las reglas en ese momento simplemente no lo permitían. Luego se hizo conocido como el Príncipe Eduardo, el duque de Windsor, y se mudó a Francia, y el mundo estaba comprensiblemente desesperado por escuchar la historia del ex rey en sus propias palabras.

De acuerdo a Forbes, La inclinación del Príncipe Eduardo por las cosas buenas de la vida significaba que su asignación de la corona no siempre la cortaba. Como resultado, decidió escribir un «autobiográfico de cuatro partes Vida serie en 1947 y luego La historia de un rey cinco años después. «Aparentemente, la escritura del duque valía una cantidad considerable de dinero:» Los periodistas de Londres en ese momento estimaron que el duque de Windsor había recibido más de $ 1 millón ([which would now approximately be worth] $ 10 millones) para derramar tinta y secretos familiares para el libro de 435 páginas «.

De hecho, los libros del Príncipe Eduardo se vendieron tan bien que Simpson decidió escribir su propia autobiografía también. Es poco probable que la reina Isabel estuviera muy contenta con el duque y la duquesa de Windsor por revelar los detalles internos de la familia real británica por dinero en efectivo, pero probablemente tampoco había mucho que pudiera hacer para detenerlos.

Kaiser Wilhelm II vendió su libro al mejor postor

No muy diferente del duque de Windsor, el nieto mayor de la reina Victoria, el ex emperador alemán Wilhelm II, también vendió sus memorias después de abdicar del trono. De acuerdo a Forbes, el ex gobernante tenía pocos fondos después de la Primera Guerra Mundial y, «en mayo de 1922, anunció públicamente que estaba escribiendo [his memoirs] e invitó a los editores a ofertar por sus derechos, estableciendo una fecha límite para el mes siguiente. Se produjo un frenesí. «Después de haber vendido todas sus valiosas posesiones, Wilhelm II se dio cuenta de que la única forma en que podía hacer una suma sustancial de dinero era subastando sus historias. Según la publicación,» Los ganadores pagaron aproximadamente $ 250,000 ($ 3.9 millones) – en ese momento, una suma récord – para serializar la autobiografía en los periódicos y como un libro independiente de 15 capítulos y 80,000 palabras «.

Como era de esperar, el antiguo libro de Kaiser no fue un éxito para todos: «Cuando su memoria, Las memorias del Kaiser, finalmente se publicó en el otoño de 1922, atrajo más fuego que un día en el Somme. «De hecho, un periódico en París en ese momento aparentemente» apuntó al Kaiser, retitulando su trabajo. Memorias de un tonto y etiquetarlo como ‘el mayor criminal de nuestra era’ «.

Parece que la cuestión de si un miembro de la familia real debe revelar sus secretos impresos siempre ha sido motivo de controversia.

El esposo de la princesa Eugenia tiene un negocio de alcohol en auge real

La princesa Eugenia se casó con Jack Brooksbank en el Castillo de Windsor en octubre de 2018. Pero a diferencia de su esposa, Brooksbank no era miembro de la familia real antes de engancharse. Como la madre de la princesa, Sarah Ferguson, reveló en la BBC The One Show (vía Rápido) ese agosto, «La buena noticia es que Jack también trabaja como Gerente Europeo de Casamigos Tequila, así que soy perfecto. Simplemente me dará el tequila y me dirá: ‘Vamos, suegra, cómalo'». «Por supuesto, uno de los cofundadores de Casamigos fue A-lister George Clooney, lo que significa que la marca ha atraído a una gran cantidad de clientes famosos y felicitaciones internacionales.

Además de representar una marca de tequila, el Correo diario informó que el esposo de la princesa Eugenia «creó una compañía llamada Jack Brooksbank Ltd, que distribuye bebidas alcohólicas». Brooksbank entró directamente en la industria de la hospitalidad cuando dejó la escuela y «aprendió su oficio en una serie de pubs de Chelsea frecuentados por el Príncipe Harry y se convirtió en gerente del club en Mahiki, el local nocturno favorito de Mayfair». Básicamente, Brooksbank siempre se ha movido en círculos reales, aunque generalmente él ha sido el que sirve el alcohol. Si bien presumiblemente no está en contra de ninguna regla, ciertamente parece una ocupación extraña para un miembro de la familia real.

El príncipe Andrew ha ganado dinero a través de algunos negocios dudosos

El príncipe Andrew a menudo se ha encontrado en las noticias por razones equivocadas, y eso incluye sus asuntos financieros. El duque de York solía actuar como enviado comercial para las empresas en el Reino Unido, pero fue acusado de utilizar el cargo y su condición de príncipe para promover sus propios intereses. En noviembre de 2019, el Correo diario publicó una exposición de sus actividades comerciales, afirmando: «Podemos revelar cómo el duque de York explotó repetidamente su papel financiado por los contribuyentes como enviado comercial de Gran Bretaña para trabajar detrás de escena para su amigo cercano, el controvertido financiero multimillonario David Rowland». Mientras trabajaba oficialmente para la familia real, el príncipe Andrew habría promovido un «banco privado con sede en Luxemburgo» propiedad y operado por Rowland.

Si bien este supuesto abuso de poder supuestamente implicaba compartir documentos confidenciales y ser copropietario de un negocio en un paraíso fiscal del Caribe, el Palacio de Buckingham defendió los esfuerzos del Príncipe Andrew en un comunicado (a través de Pueblo País): «El duque de York fue el representante especial del Reino Unido para el comercio internacional y la inversión entre 2001 y julio de 2011 y en ese momento el objetivo, y el de su oficina, era promover los intereses británicos y británicos en el extranjero, no los intereses de las personas». Tres años antes, el palacio se vio obligado a negar que el príncipe «actuó como ‘reparador’ en un acuerdo comercial en Kazajstán, del que supuestamente ganó $ 4 millones en ‘comisión'», según El independiente. Parece que las finanzas del príncipe Andrew solo podrían describirse como «sombrías».

Este real noruego tiene un negocio paralelo con el chamán

Si pensabas que los miembros de la realeza británica eran los únicos que hacían dinero de manera sorprendente, piénsalo de nuevo. La princesa Märtha Louise es cuarta en la línea del trono noruego, pero su carrera la ha llevado a una dirección muy diferente y, a veces, controvertida. En agosto de 2019, la princesa anunció que ya no usaría su título real, a menos que realizara negocios oficiales para la familia real. Sin embargo, surgieron problemas cuando, según Irlanda independiente, «Mientras vivía en Oslo, siguió terapias holísticas y afirmó que podía comunicarse con los ángeles cuando lanzó un centro de terapia alternativa llamado Astarte Education, por lo cual fue muy criticada». Cuando la princesa Märtha Louise promocionó sus supuestas habilidades, junto con las del novio Shaman Durek, en seminarios llamados «La princesa y el chamán», la gente sintió que la realeza estaba abusando de su título y estatus.

En una publicación de Instagram (traducida por Personas), la princesa escribió: «Ha habido muchas discusiones sobre mi uso del título en un contexto comercial últimamente. El hecho de que usé a Princess en el título de mi gira, dije antes que lo siento mucho, y todavía me mantengo firme. por eso. Fue un error y entiendo que provoca cuando el título de princesa se usa de esta manera «. Parece que un negocio de bienestar de la nueva era y ser miembro de la realeza simplemente no se mezclan.

Fiasco de la boda real de Peter y Autumn Phillips

Además de ayudar a vender leche en China, el hijo de la princesa Anne, Peter Phillips, también vendió las fotos de su boda real con fines de lucro, un movimiento cuestionable para un miembro de la familia real. Cuando se casó con el canadiense Autumn Phillips (de quien anunció su divorcio en febrero de 2020) en 2008, la realeza británica vendió los derechos de sus fotos oficiales de boda a ¡Hola! revista por un informe de £ 500,000, por el Daily Mail. En ese momento, según se informa, el Palacio de Buckingham calificó el acuerdo como «un grave error de juicio». Ups

Si bien es difícil imaginar que algún otro miembro de la familia real venda sus fotos de boda a una revista, solo prueba que Meghan Markle y el Príncipe Harry están lejos de ser los únicos miembros de la familia real británica que exploran oportunidades para ganar dinero. Ya sea que creas o no que los miembros de la realeza deberían vender sus servicios, definitivamente hay una demanda pública de cualquier idea sobre la vida de los ricos, famosos y regios. En ese sentido, se podría argumentar que Phillips simplemente estaba dando al público lo que quería … aunque su abuela, la reina Isabel, podría estar bastante en desacuerdo con eso.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here